La calavera bohemia y elegante

Jorge Ortega Olivares  

Estudiante de Ingeniería Industrial y de Sistemas 

jorge_ortegao@live.com 


Ya llegó la calaverita cantando, 

acompañada de música y melancolía, 

no quería dejar la fiesta en su día, 

cantaba con José José, a quien recibió con alegría. 


Va sola buscando con desesperación 

a Juan Gabriel para que alegre su corazón, 

fue con su representante y le decía que estaba vivo, 

se preguntaba: ¿dónde se escondía este gran divo? 


Cuando creía la calavera que su fiesta acababa, 

llegó Camilo Sesto y cantó toda emocionada 

“Perdóname” y “Jamás”, cantaba como cuando era niña, 

toda triste y arrepentida, hasta que llego Celso Piña. 


Ahora bailando al ritmo del acordeón, 

a la calaverita se le olvidó la tristeza con ese cumbión, 

bailaba con todos, hasta parecía posada de Navidad, 

cantaba y bailaba, ¡no cabía de felicidad! 


La calaverita tan feliz en su día, 

ella que lleva tristezas y no alegrías, 

ahora vive alegre, con tanto artista y cantante, 

canta sin parar, bohemia y elegante. 


Deja una respuesta